viernes, 17 de julio de 2015

RESEÑA de JURASSIC WORLD.







     Jurassic World puede visionarse de dos maneras muy distintas: desconectando el cerebro, o dejándolo enchufado. Si queréis entreteneros con su pirotecnia, deberíais al menos dejarlo en modo reposo. ¿En serio se escapa un híbrido de dinosaurio más peligroso que unas muletas con ruedines, y no son capaces de detenerlo? ¿Y le atacan con armamento no letal? ¿Y el ejército? ¿En serio la cúpula donde «guardan» los pterodáctilos se destruye como si fuera de mantequilla? ¡Por Dios, si tiene un grosor de metro y medio? Pues eso, arrancaros el cerebro y tirarlo contra el televisor cuando veáis a los dos protagonistas siguiendo el rastro de dos niños que, muy probablemente estén muertos, y ellos haciendo bromitas... Y lo de la protagonista corriendo con unos tacones de aguja descomunales a lo Usain Bolt, ya es de record Guinnes. Una vez descerebrados...
   
     La piratería ha traído consigo el declive de las buenas historias a favor de un cine palomitero que solo busca una buena recaudación. ¿Que por qué es culpa de la piratería? Pues por que hoy en día nadie se va a gastar un euro en ver algo que tiene en casa a un click de distancia; a no ser, claro, que esté plagado de efectos especiales y ahí, el tamaño de la pantalla y el 3D (NO ME GUSTA) sí puedan servir de incentivo para que, como borregos, vayamos todos al cine a gastarnos nuestro dinero (me incluyo dentro del rebaño, el primero).




     La película se me hizo muy entretenida; pero a su termino, me quedé igual que estaba. No le llega a la primera parte ni a la suela de los zapatos. Aquí no hay magia, aquí solo hay pirotecnia y efectismos. La primera parte, con doce años (supongo que la edad influye) la vi doce veces en el tiempo que me duró el alquiler. ¿Recordáis esas cosas llamadas videoclubs? Que tiempos aquellos... Incluso cuando sonaba la banda sonora (SUBLIME) me estremecía al recordad aquella época de mi vida.

     En definitiva, una película entretenida que no aporta nada al arte que es el cine. Un entretenimiento pasajero que quizá disfrutes... Siempre y cuando, no olvides darle al botón del «off» en tu cerebro: vital para disfrutarla. 


    La protagonista es muy atractiva. Mmmmm... 


Para las lectoras femeninas... Que seguro se cabrean si no pongo al musculitos.