martes, 20 de octubre de 2015

MIS VENADAS "POÉTICAS" 4.



Los mecanismos de la existencia nos abocan directos al amor. 

Mas el amor, es la indispensable pieza que mueve el mecanismo de la existencia.




Mañanas tristes recordando tu rostro. 

Amaneceres que perfilan tus ojos. 

El día a día difumina tu ausencia. 

Olvidarte es TAN doloroso...



He resucitado tras morir en tus brazos. 

Te busco; no estás. 

Me vuelvo por donde he llegado.




Y hoy que estás gris, cielo, te veo azul. 

Y hoy que no te tengo, como siempre, te siento aquí, en mi corazón.



Avanzamos. 

Andamos juntos un camino vacío. 

Cada vez más frío. 

Y yo te pregunto: 

¿Dónde vamos?




Quédate con tu tiempo. 

Con tu amor. 

Con tus deseos... 

Nadie se merece las migajas de un corazón muerto.



Sentir tu piel por primera vez. 

Tu aroma, desnuda, de pie. 

Te he amado; y ni siquiera lo soñé.




Soy lo bueno y lo malo. 

Los errores y aciertos. 

Soy el cariño y el desprecio.

Soy un alma en busca de tu aprecio.



Sentirse liberado. 

Continuar andando la vida.

Seguir mirando al frente. 

El pasado se difumina...




El miedo a conocerte. 

El miedo a errar de nuevo. 

El miedo a volver a verte. 

No es tu culpa: es mi mente.



Y el corazón se abandona, se deja y llora. 

Siente tu ausencia y se desvela. 

Grita tu nombre en la noche. 

Desespera.




Lamento cada segundo.

Detesto cada instante. 

Besos muertos mientras me hundo y no lo siento. 

Recuerdo... ¿profundo?



Sobre olas de esperanza surqué los siete mares de tu sinrazón. 

Y la sal de esas aguas sanó las heridas de mi corazón.




Marcaré a fuego tu nombre en mi corazón; 

para recordar la pasión y el dolor que hubo entre tú y yo.



El vello de punta. 

Un escalofrío. 

Tambores en el pecho. 

¿Qué es lo que me has hecho?




Las gotas de sudor deslizándose espalda abajo. 

Mis labios en los tuyos. 

Nuestros sexos mezclándose en sus flujos.



Sentir que el río vuelve a su cauce.

Agradecerle a la vida su sinceridad. 

Pensar que todo es un aprendizaje.




De un montón de cenizas salí yo. 

Despojo de algo que ardió. 

No puedo suplantar las llamas de un amor.